Protégete del sol en invierno

Sol en invierno…protege tu piel!

Es imprescindible protesgerse del sol en invierno para mantener una piel joven. Las bajas temperaturas y los rayos del sol en invierno sin precaución tienen efectos nocivos.

El sol en invierno

No sólo el verano maltrata tu piel, también el sol en invierno. Las radiaciones ultravioletas (UV) causan daños en la piel sobre todo cuando se va acercando el medio día y el cielo está despejado, momentos en los que la intensidad de los rayos UV incrementan.

Los cambios bruscos de temperatura de calor a frío, o viceversa, afectan con mayor intensidad a aquellas personas que tienen una piel más fina y seca que a los que presentan una piel facial más grasa.

Tanto el frío como el calor le afectan de igual manera a la piel, lo que más sufre son los cambios de temperatura, la piel se reseca, deshidrata y hace que se vea acartonada.

Protección solar ante el sol en invierno y verano

Según los especialistas, tanto el sol de playa como en la ciudad dañan la piel, ya sea desde el rostro, brazos, manos y hasta los pies, por lo que considera antes de salir de la casa se aplique protección solar, mínimo media hora antes, luego repetir la aplicación e hidratarse.

En invierno, cuando tomas el sol, se da una transición brusca. La piel aún no está preparada para esa exposición y se encuentra sin defensas porque no está engrosada. Es por esto que es sumamente importante la protección.

Uno de los daños que ocasionan los rayos solares en la piel es la pérdida de su elasticidad, lo que conduce al desarrollo de signos de envejecimiento prematuro, tales como arrugas, flacidez y manchas marrones. Además, las nubes no protegen la piel de los rayos ultravioletas, a pesar de que muchas personas creen lo contrario.

Las peores horas de exposición al sol en invierno son las mismas que en verano, desde el medio día hasta las tres de la tarde, por lo tanto se debe tener los cuidados cuando se expondrá a los rayos solares.

Deporte al sol de invierno

Protégete del sol en inviernoLos deportistas que entrenan al aire libre están más expuestos porque lo hacen con menos ropa, para evitar sudar a veces van menos protegidos y en invierno llevan la cara, orejas o manos al descubierto. Además, a través de la transpiración, se pierden minerales que pueden provocar el envejecimiento prematuro de la piel.

Deben extremar las precauciones aquellos que practican su deporte en situaciones climatológicas extremas. Esquiadores y alpinistas no deben descuidar ni olvidar que la altura, el reflejo del sol en la nieve o las temperaturas bajas juegan en su contra, por lo que si estás planeando tomar unas vacaciones para disfrutar de estos deportes invernales, no olvides tomar estas precauciones.

Algunas recomendaciones serían ponerse gorro, usar lentes de sol y crema de cacao para los labios y su respectivo protector solar. Al llegar a casa es importante lavarse bien la cara y aplicarse crema hidratante que se adapte a cada tipo de piel.

Por último, es importante señalar que el cáncer de piel aumenta su incidencia últimamente precisamente porque las nuevas generaciones están más expuestas a las radiaciones ultravioletas que las anteriores.

[widget widget_name=”avia_newsbox” widget_class_name=”newsbox” title=”Enlaces relaccionados” count=”4″ cat=”126″ excerpt=”display title and excerpt”]