,

Mastectomia Preventiva y Reconstruccion

Con motivo del Día Mundial del Cáncer, queremos dar a conocer a todas las mujeres la posibilidad de la prevención del cáncer de mama con la mastectomia preventiva, en aquellos casos en los que existe un alto riesgo.

¿Qué es la mastectomia preventiva?

La mastectomía preventiva se trata de una intervención quirúrgica para extirpar una o ambas mamas cuyo objetivo es reducir el riesgo de sufrir cáncer de mama. Según datos del Instituto Nacional del Cáncer, la mastectomía preventiva en mujeres con un elevado riesgo puede disminuir el riesgo de sufrir cáncer de mama hasta en un 90 %.

La mastectomía preventiva no se considera una opción adecuada de prevención de cáncer de mama en aquellas pacientes que no son portadoras de la alteración genética o antecedentes clínicos que les haga tener un alto riesgo.

¿La mastectomia preventiva es la opción correcta en mi caso?

Si tienes un elevado riesgo de sufrir cáncer de mama, es posible que valores las distintas posibilidades para reducir dicho riesgo. Es verdad que la mastectomía preventiva puede disminuir de forma importante el riesgo de padecer cáncer de mama, pero debes tener en cuenta que se trata de una importante decisión que puede tener un impacto importante en tu vida.

Hay muchos factores a tener en cuenta cuando se opta por una mastectomía preventiva, por ello es importante tomarse un tiempo para hablar con el especialista y familiares y tomar la decisión correcta.

Algunos de los factores a valorar son:

  • Si existen importantes antecedentes familiares de cáncer de mama : madre, hermana o una hija que han padecido cáncer de mama, sobre todo si ha sido antes de los 50 años.
  • Si el análisis de mutaciones del gen BRCA1 o el gen BRCA2 da positivo, lo que aumenta el riesgo de cáncer de mama.
  • Si existen antecedentes personales de cáncer de mama, lo que hace más probable que se aparezca un nuevo cáncer en el otro pecho, a diferencia de otras mujeres que nunca haya tenido cáncer de mama.
  • Un diagnóstico positivo de carcinoma lobular in situ (CLIS); ya que hay estudios que demuestran que aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama invasivo.
  • Si se ha recibido terapia de radiación antes de los 30 años.
  • Existe una amplia propagación de microcalcificaciones de mama (pequeños depósitos de calcio en el tejido mamario) o mamas densas.

Test Genético

Las alteraciones pueden identificarse con técnicas de laboratorio, pero las pruebas genéticas de BRCA1 y BRCA2 no forman parte del estudio patológico habitual, ya que solo se indican en casos concretos, como en pacientes de familias de alto riesgo o de riesgo moderado que hayan tenido familiares de primer o segundo grado afectados por cáncer de mama o de ovario.

Según el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU, las mujeres que tras el estudio genético se detecta que poseen un gen BRCA1 o BRCA2 anómalo, tienen cerca del 60% de riesgo de padecer cáncer de mama en su vida, unas 5 veces más que la población general. También, estas mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

Desde Clínicas Mato Ansorena, recomendamos a aquellas pacientes con riesgo de padecer cáncer de mama que antes de realizarse el test genético valoren la decisión que tomarán si los resultados son positivos. Si la paciente obtiene resultados positivos en el test y no se somete a la mastectomía preventiva los efectos psicológicos de conocer este alto riesgo pueden ser muy negativos perjudicando su calidad de vida.

Mastectomia preventiva y reconstrucción

Las mujeres que toman la decisión de someterse a una mastectomía preventiva normalmente se decantan por una reconstrucción mamaria, a la vez que la mastectomía preventiva.

Mastectomía simple o total : En este caso se extirpan el pezón, la areola y todo el tejido mamario. No se realiza disección de ganglio linfático axilar, ni se extirpan músculos.

Mastectomía subcutánea : En la mastectomía subcutánea (“con preservación de pezón”), se extirpa todo el tejido mamario pero se deja el pezón. Esta se realiza con menor frecuencia que la mastectomía simple o total, ya que se conserva mayor cantidad de tejido mamario en el que, más adelante, podría formarse cáncer.

Si bien la mastectomía preventiva puede reducir el riesgo de padecer cáncer de mama en un 90 % aproximadamente, no es garantía de que el cáncer de mama nunca ocurrirá.

Reconstrucción mamaria

Desde la perspectiva del cirujano plástico, la mastectomía siempre lleva a la reconstrucción mamaria. Actualmente contamos con suficientes técnicas para garantizar los mejores resultados estéticos. La mayor parte de casos se tratan con implantes, y contamos también con nuevas mallas de sustitución dérmica que nos permiten cubrir las prótesis con resultados más seguros y naturales.

Fotos 1,2,3. Caso Mastectomía Preventiva y Reconstrucción antes y después.

Mastectomia Preventiva y ReconstruccionMastectomia Preventiva y Reconstruccion Mastectomia Preventiva y Reconstruccion

Cirugía preventiva combinada para reducir el riesgo de cáncer de mama y de ovario

En 2008, un pequeño estudio de 12 mujeres reveló que la extirpación ovárica preventiva y la mastectomía preventiva, realizadas al mismo tiempo, era una técnica segura y eficaz. Siete años después de la cirugía, a ninguna de las pacientes se les formaron nuevos tumores. Si bien se necesitan más estudios, la combinación de estas dos intervenciones puede disminuir el riesgo y evitar que la paciente deba someterse otra vez a cirugía y hospitalización.

El caso de Angelina Jolie puso de actualidad este tratamiento