¿Sudor descontrolado?

Despídete de el con éste tratamiento

Aunque todas las personas producen sudor, algunas sufren lo que se conoce como hiperhidrosis local o exceso de sudoración; un trastorno de las glándulas sudoríparas que padece aproximadamente el 4% de la población y que afecta a manos, pies o axilas. En verano, este problema se agrava, y genera situaciones sociales y laborales muy embarazosas. Clínicas Mato Ansorena propone CMA Svette para frenar en seco la transpiración localizada.

Así funciona nuestro tratamiento contra el sudor:

CMA Svette, emplea las micro-inyecciones controladas de toxina botulínica tipo A para frenar la actividad descontrolada de las glándulas sudoríparas ecrinas.“Éstas, se activan por un neurotransmisor llamado acetilcolina, que estimula la secreción sudoral. La toxina botulínica inyectada, bloquea la secreción de acetilcolina, impidiendo el exceso de sudor”. Hablamos de un tratamiento ideal en regiones focales como la palma de las manos, la planta de los pies y las axilas.

“Éstas, se activan por un neurotransmisor llamado acetilcolina, que estimula la secreción sudoral. La toxina botulínica inyectada, bloquea la secreción de acetilcolina, impidiendo que sudemos en exceso”

Dr. Mato AnsorenaCirujano Plástico y Estético

La mejor alternativa para frenar el sudor

El  boom del ‘botox’ esta sustancia, coincidió con su irrupción en el mundo de la Medicina Estética. Antes, se había utilizado como tratamiento contra el bruxismo o el estrabismo.

Con el tiempo se descubrió que era un tratamiento altamente efectivo contra el exceso de sudor, y una alternativa para quienes no quieren pasar por quirófano o han probado toda clase de formulaciones y cremas tópicas anti-transpirantes, sin resultado.

El tratamiento que se realiza en escasos 15 minutos. Tiene una duración aproximada de seis meses- aunque los efectos dependerán de cada caso-. Se puede realizar en la región púbica, facial, palmar (manos), plantar (pies) y axilar. Pero su empleo para acabar con la hiperhidrosis axilar y palmar es el más frecuente y el procedimiento que más realizamos en Clínicas Mato Ansorena.

Frenar el sudor en 3 pasos con ‘botox’

1. Preparación de la toxina botulínica: Cada vial empleado, contiene 100 unidades de Toxina Botulínica liofilizada, que se diluyen en 5ml de suero salino fisiológico; consiguiendo así una concentración de 20 unidades por mililitro.

2. Marcaje: Para la distribución homogénea de la toxina, se dibuja en la palma de la mano, planta del pie o axila una cuadrícula o maya con puntos ditribuídos según el tipo de hiperhidrosis (palmar, plantar o axilar).

3. Inyección: Es crucial que la inyección se haga en la dermis, sin llegar músculo. De lo contrario, la región puede experimentar algún grado de parálisis o desensibilización y además no se conseguirá el efecto de anhidrosis deseado. La técnica de inyección es tan importante: La aguja ha de estar casi paralela a la superficie de la piel y con el bisel hacia arriba y debe ser de un calibre no para que no resulte moles- ta en el paciente.