Entradas

, , , , , , , , , , , , ,

8 CURIOSIDADES SOBRE LA CIRUGÍA PLÁSTICA

, , , , , , , , , , , , ,

Tratamientos estéticos de alta temperatura (Cosmopolitan)

, , , , , , , , , , , , ,

Cirugía en verano ¿sí o no?

revista-ultimate-necesitas-operarte-cirugia-estetica-madrid-sevilla
, , ,

¿De verdad necesitas operarte? (Revista Ultimate)

Más pecho, menos tripa, nada de arrugas… Hoy día, el bisturí se ha convertido en el mejor sucedáneo de esa varita mágica que con un toque nos transformaba en la princesa más hermosa en nuestras fantasías infantiles. Pero meterse en un quirófano no forma parte de ningún cuento. Es una decisión que debe ser tomada de forma madura y, por encima de todo, debe estar avalada por el criterio de un especialista.

revista-ultimate-necesitas-operarte-cirugia-estetica-madrid-sevillaEn la sociedad actual, meterse en un quirófano para transformar el aspecto físico “a demanda” se ha convertido en una actitud prácticamente equiparable a la de entrar en una boutique y salir con el fondo de armario renovado. Esto, que puede parecer una exageración o rozar la frivolidad, llega incluso a convertirse en habitual para muchas personas, hasta el punto de desencadenar en casos extremos una adicción a la cirugía estética, patología que ya ha pasado a formar parte de los manuales de psicología. Sin embargo, no es extraño que cada vez más las intervenciones de estética se consideren como una estrategia más para mejorar el aspecto físico, algo factible gracias a las nuevas técnicas menos invasivas.

El problema surge cuando una persona se somete a una cirugía estética absolutamente innecesaria e incluso desaconsejable desde el punto de vista estético y, lo que es peor, entra en una espiral en la que si no se “infiltra”, “retoca” o, directamente, “se opera”, nota un descenso en su autoestima que puede llegar a afectar incluso a su comportamiento social. Uno de los “efectos secundarios” de estas decisiones erróneas son las desproporciones de volúmenes labiales, pectorales, etc y los contrastes entre rostros “planchados” y cuerpos que revelan el paso del tiempo. Todo ello echa por tierra esa máxima de que la belleza reside en la armonía y la proporción.

¿Cuál es entonces la línea que separa una decisión “acertada” de un uso inadecuado de la cirugía estética?

Para casos en los que realmente existe un problema físico que puede mejorarse, la cirugía es realmente útil, pero previamente a esa determinación, sobre todo si se trata de una joven, habría que evaluar antes otras variables para asegurarse de que la decisión no se debe ni a una moda, ni a un capricho ni a un problema de autoestima.

¿Decisión meditada o capricho?

Según la página web de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica, las categorías de pacientes que son buenos candidatos a someterse a una intervención de este tipo son dos:

1) Los que poseen una autoestima fuerte, son perfectamente conocedores de su imagen y tienen muy claro qué parte concreta de su anatomía quieren cambiar o mejorar.

2) Aquellos que tienen un defecto físico que les produce algún tipo de problema o ha afectado a su autoestima con el paso del tiempo. Según los expertos, los mejores pacientes potenciales son aquellos que tienen expectativas simples, concretas y, sobre todo, realistas.

revista-ultimate-necesitas-operarte-cirugia-estetica-madrid-sevillaPor tanto, si estás considerando someterte a una intervención de estética, no pierdas de vista el total de tu conjunto –puede que si tienes un cuerpo excesivamente menudo, unas prótesis voluminosas no sean la opción más acertada- y asegúrate de que tienes muy claro qué puedes esperar del resultado: el quirófano no es una “máquina de los deseos” capaz de transformar tu vida radicalmente. De hecho, lo único que puede hacer por ti la cirugía estética es cambiar la forma en la que tú te sientes respecto a ti misma… aunque tampoco te creas que tienes todas las garantías: hay otros muchos factores que inciden en este sentimiento. De hecho, a veces un pequeño retoque tiene más repercusión sobre la autoconfianza que una intervención más compleja. Motivos más o menos ocultos… y erróneos.

Es normal que cada vez que estamos de bajón nos vayamos de compras o a la peluquería en un intento por elevar nuestra moral mediante una ayudita externa. Sin embargo, y aunque en numerosas ocasiones el motivo que lo impulsa es el mismo, recurrir al bisturí como antidepresivo ya son palabras mayores. Muchas personas deciden operarse en sus épocas más bajas, cuando están pasando un mal momento anímico o como vía de escape para superar, por ejemplo, un desengaño amoroso. Este tipo de actitudes se ven propiciadas por el boom actual de la cirugía estética, actualmente al alcance de casi todo el mundo, y que está relacionado con una corriente que prima el “sentirse favorecida” por encima del “estar bien”.

Ideas claras

1) Operarse no es como comprarse unos zapatos. Tras la intervención es necesario pasar por un proceso de reajuste que tiene que hacerse lenta y progresivamente, ya que reconstruir una autoestima maltrecha lleva su tiempo.

2) Un peinado equivocado, un maquillaje poco favorecedor, unos kilos de más… hay muchas cosas de nuestro aspecto que no requieren bisturí y mejoran nuestra imagen. Así que antes de “cortar por lo sano”, prueba nuevas opciones de vestido o de maquillaje. Si no te resulta fácil, ponte en manos de un asesor de estilo.

3) No todo es cirugía: hay otras opciones para mejorar tu aspecto. “Muchas veces, tomamos la decisión de operarnos sin saber que existen otras maneras no tan drásticas que ofrecen los mismos resultados estéticos de la operación, e incluso, en ocasiones, los mejoran”.

4) El cirujano debería ser la persona que arrojara más luz sobre este asunto. El objetivo de un buen especialista ha de ser ayudar al paciente a que desarrolle expectativas realistas respecto a la intervención. Debe reiterar el mensaje de que el objetivo es la mejora, no la perfección. Desconfía si el tuyo insiste en operarte a toda costa.

, , , , , , ,

Cuestión de cintura, la nueva protagonista de la ‘operación biquini’ (El Mundo)

Es una de las zonas del cuerpo que más sufre con los cambios de peso, los vaivenes hormonales y después del embarazo. A partir de los 30 años la grasa se acumula principalmente en los flancos y el vientre, lo que desdibuja la silueta. Por eso, perder cintura es una de las preocupaciones más habituales de las españolas. Lo demuestran datos de la Sociedad de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre), que calcula que en nuestro país se realizan unas 12.000 liposucciones al año (la intervención más frecuente tras la de aumento mamario). Concretamente, tiene más demanda que en las rodillas, los glúteos o la cara interna del muslo, según aseguran en el Instituto Javier de Benito (institutodebenito.com). La técnica se denomina minilipo: a través de unas incisiones de dos o tres milímetros se introducen unas cánulas muy finas que eliminan la grasa; no requiere ingreso y a la semana se puede hacer vida normal (desde 2.500 euros).

El quirófano es la opción más efectiva, pero no la única.

La doctora Blanca Vasco, de las clínicas Mato Ansorena (clinicasmatoansorena.com), propone como alternativa médica la mesoterapia lipolítica, que consiste en inyectar sustancias que favorecen la quema de grasa (90 euros/sesión). Pero, además, hay protocolos en cabina, rutinas de fitness y masajes que favorecen la recuperación o el mantenimiento de la cintura para superar la prueba del biquini… o del cinturón de moda.

, , , , , , , , , , , , ,

Adiós a las caras deformadas: cirujanos buscan devolver la naturalidad tras los excesos del pasado (ABC)

, , , , , , , ,

1 de cada 3 mujeres no está a gusto con su pecho (El Mundo)

Páginas

Cirugia Estetica en verano

Cirugia Estetica en verano

Si pensamos en la Cirugia Estetica en verano, debemos tener en cuenta que las vacaciones de verano pueden ser una buena época fantástica para operarse lejos del ajetreo del día a día y de la intensa vida laboral durante el resto del año. Así, las vacaciones pueden ofrecernos la tranquilidad suficiente para dedicarnos a nosotros mismos.

Es evidente que algunas intervenciones quirúrgicas que nos impidan exponernos al sol pero sin embargo pueden permitirnos llegar renovados y con un alta autoestima en Septiembre.

En Clínicas Mato Ansorena, ofrecemos interesantes condiciones para las intervenciones de Cirugia Estetica en verano.

Verdades y mentiras sobre la cirugia estetica en verano

Muchas personas piensan en las vacaciones para operarse, aunque es cierto que muchos de ellos no conocen la realidad de lo que oyen sobre si es recomendable o no operarse en época de calor y tanto sol, por si las cicatrices pueden complicarse o porque haya riesgo de infección.

Así, tenemos que saber que no hay ningún problema en operarse durante el verano siempre que se tomen las medidas adecuadas. Además es una buena época al tener más tiempo y el ambiente que nos rodea es más tranquilo, por lo que la recuperación y el postoperatorio es mejor.

Y si queremos que nuestra intervención pase desapercibida, es sin duda el mejor momento para realizarla ya que no hay que dar explicaciones ni solicitar bajas laborales.

Tomar las medidas adecuadas y recomendadas por el cirujano

Cirugia Estetica en verano

 Si decidimos someternos a una intervención de Cirugía Estética en verano, lo importante es protegernos del sol tras la intervención evitándolo por completo cubriendo la cicatriz con cremas de protección total y prendas de ropa (camiseta, shorts, sombreros, ect…), y siempre seguir las instrucciones del cirujano y de su equipo médico.

¿Que intervenciones de cirugia estetica en verano son más frecuentes?

Es evidente que alguna intervenciones son las recomendables para realizarlas en verano como es el aumento de pecho ya que es más fácil proteger las cicatrices del sol. También la Liposucción es bastante llevadera siempre que se esté en un ambiente no muy cálido al ser necesario llevar fajas o medias especiales tras la intervención.

También son frecuentes los pacientes que deciden aprovechar estos meses para realizase cirugías faciales como una rinoplastia, blefaroplastia, lifting …Suelen ser personas que deciden “desaparecer” en verano, para dedicarse a ellos mismos y poder someterse a esa intervención que su vida laboral no les permite durante el resto de año. Durante este tiempo es posible na tranquila y completa recuperación y reanudan el trabajo con una clara mejoría.

Letizia Ortiz Cirugia Plastica

Letizia Ortiz, fan de la medicina estetica y no tanto de la cirugía estética (El Mundo)

La princesa Letizia Ortiz, no se ha tocado el mentón, como se ha publicado. Le gustan más los tratamientos de belleza y rejuvenecimiento menos agresivos, que no la cirugia estetica.

Letizia Ortiz Cirugia Estetica

Letizia Ortiz Cirugia Estetica

 

Letizia Ortiz y su cambio físico

El Dr. Mato Ansorena comenta su opinión sobre los evidentes cambios de la princesa en www.elmundo.es.

Según el Dr. Mato Ansorena, Letizia es más amiga de la medicina estética en los que se incluyen tratamientos de rejuvenecimiento facial menos agresivos y destaca los buenos resultados de los tratamientos a los que se ha sometido.

Leer artículo completo en: www.elmundo.es

BELLEZA Cambios para mejor

Una de las cosas que los españoles le echan más en cara, y nunca mejor dicho, a Doña Letizia son sus constantes cambios de imagen, unos cambios bastante radicales en el rostro a tenor de estas dos imágenes con una década de diferencia. Que la Princesa de Asturias pasase por quirófano en 2008 para someterse a una rinoplastia (por «motivos de salud», deslizó Zarzuela) denota, para muchos, una falta de naturalidad necesaria en una futura Reina consorte. Algo que le sobra a Máxima de Holanda, una mujer de la misma edad con sus consecuentes arrugas y curvas.

En cualquier caso, cabe alabar que Letizia cuide su apariencia física; ella es imagen de España y hay que admitir que no es tan amiga de la cirugía estética como se cree. Lo es más de la medicina estética, con tratamientos de belleza y rejuvenecimiento mucho menos agresivos. La princesa se arregló la nariz «posiblemente por un complejo suyo, ya que nadie había reparado en esa pequeña imperfección», sostiene el cirujano plástico Javier Mato Ansorena, que celebra el «buen trabajo» de su compañero Antonio de la Fuente en la faz de Letizia.

La princesa se arregló la nariz ‘posiblemente por un complejo suyo’ sostiene el cirujano plástico Javier Mato

«Le limaron un poco el saliente de su caballete, pero la punta de la nariz quedó perfecta, algo difícil de hacer», puntualiza el médico. La princesa no se tocó el mentón, como se ha llegado a publicar; es decir, no se ha operado también la barbilla. «Es una intervención mucho más violenta y no hay rastro de ella. Esa zona apenas le ha cambiado en 10 años».

Letizia «podría haberse inyectado Bótox en la cola de las cejas para elevar su mirada» y posiblemente haya rellenado sus arrugas «con vitaminas y ácido hialurónico», los procedimientos estéticos más habituales. «El resultado, en cualquier caso, es perfecto. Ha envejecido muy bien. Sin embargo, a mi juicio no necesitaba operarse ni pincharse nada. Ella es muy bella y tiene una personalidad arrolladora, cualidades suficientes»

 

 

¿Qué riesgos existen en las operaciones de cirugía estética?

Os proponemos un simple entretenimiento: buscad referencias relacionadas con la cirugía estética.

Si alguna ocasión lo habéis tenido que llevar a cabo para documentaros sobre una u otra intervención quirúrgica sobre la que habéis estado pensando en realizaros, seguro que habréis encontrado con suposiciones angustiosas relacionadas con este sector.

Es bastante habitual, que la prensa informe sobre famosos o actrices que se han sometido a intervenciones donde los resultados no han sido precisamente satisfactorios.

Centros Low Cost

Lo barato sale caro, pero en cuestión de salud puede, además, acarrear graves consecuencias; sin embargo, cada vez hay más tratamientos “low cost” y ofertas al alcance de los usuarios.

Por otra parte, sabemos por amigos o familiares que se han sometido a alguna de estas intervenciones, los resultados son naturales y trascurren sin problemas, siempre que nos pongamos en manos de un cirujano especializado.

Desde Clínicas Mato Ansorena, animamos a todas aquellas personas que están pensando en someterse a una intervención de cirugía plástica y tengan que pasar por el quirófano, ya sea una liposucción, abdominoplastia, rinoplastia, etc.

La Cirugía Estética no supone más riesgos que cualquier otra cirugía que se realice en quirófano y con anestesia general. Además, debéis saber que hay muchas intervenciones que hoy en día se realizan incluso con anestesia local y sedación, y en las que solo se trabaja a nivel epidérmico.

Lo que si es muy importante, es valorar seriamente todos aquellos centros low-cost, en los que es posible que nos encontremos con que no se realizan las pruebas preoperatorias necesarias, que los materiales no sean los adecuados y debidamente esterilizados, que los especialistas no tengan la formación y experiencia adecuados y que el postoperatorio que es donde más riesgos pueden aparecer, no exista.

Aún así, España cuenta con Cirujanos Plásticos altamente especializados y muy profesionales tanto a nivel ético como técnico. De este modo, con el fin de ponerse en manos de un buen cirujano, basta con informarse de la cualificación del cirujano, de sus méritos profesionales y del estado y de la trayectoria del centro médico.

Si tenéis duda podéis consultar en las asociaciones profesionales, donde, además de orientaros, os darán tranquilidad. Que a la hora de entrar un quirófano hace mucha falta.

¿Qué riesgos existen en las operaciones de cirugía estética?


El problema es que la salud no entiende de ofertas, y cualquier mínimo error dentro de un quirófano puede acarrear graves consecuencias.

En España hay menos reclamaciones de Cirugía Estética que en EE.UU. pero la tendencia sigue al alza (Gaceta Médica)

Sanidad debería ser más beligerante ante determinadas situaciones o prácticas médicas poco ortodoxas.

El aumento de las reclamaciones a médicos ha aumentado considerablemente en los últimos años, tal y como aseguran la mayoría de profesionales sanitarios. Asimismo, destacan que ciertas prácticas médicas deberían estar más reguladas y que el consentimiento informado es requisito sine qua non para desarrollar su actividad profesional de manera legal y responsable.

cirugia-estetica-demandas

Sobre estos temas, Enrique Escribano Villanueva, traumatólogo en el Hospital Internacional Ruber, asevera que se ha producido “un aumento considerable de reclamaciones médicas, propio de países desarrollados, en los que se une la necesidad de justicia con el movimiento económico que suponen dichas reclamaciones”.

Respecto al tema de las reclamaciones, Javier Mato Ansorena, fundador y director de las clínicas de cirugía y medicina estética que llevan su nombre, explica que, al menos en su campo, se están realizando cada vez más cirugías estéticas. “Se han convertido en un bien de consumo; es algo a lo que hoy en día prácticamente todo el mundo tiene acceso”, comenta. ¿Dónde radica el problema?, ¿por qué aumenta el número de reclamaciones? La respuesta, como apunta el especialista, es sencilla. “Hay quien las practica sin tener la titulación adecuada; sin estar cualificado“, añade.

También Gabriel Núñez González, presidente de Uniteco Profesional, confirma la tendencia de que las reclamaciones han aumentado en paralelo a una mayor conciencia reclamadora, en toda la sociedad.

El experto da cifras a modo de ejemplo: así, explica que hay unos 800 cirujanos plásticos en España, de los cuales solo unos 400 se dedican a la práctica privada exclusivamente, o quizás menos. En cambio, continuó, hay unos 6.000 o 7.000 médicos titulados que son cirujanos estéticos, pero que no tienen formación ni como cirujano general, ni plástico.

“Esto hace que las demandas sean mayores”, destaca Mato Ansorena, quien recalca que para controlar esta situación lo primero sería que Sanidad mostrase una actitud “mucho más beligerante” con los pseudo cirujanos plásticos. Además, dado que en España el título de cirujano estético no existe, muchos profesionales se definen como cirujanos estéticos. “Eso debería tener una persecución mucho mayor”, apostilla.

Desde Uniteco Profesional, Núñez incide en que, paradójicamente, cada vez hay pacientes “más desinformados o directamente mal informados por acudir a fuentes no contrastadas o aplicar criterios no médicos”. En estos casos, la clave está en que exista una mayor implicación por parte de los médicos y que ofrezcan “información más sencilla y completa”.

A su vez, Escribano señala que esta serie de actuaciones han generado “situaciones de injusticia, pena y miedo en el ejercicio de la profesión” y Núñez González no deja pasar la oportunidad de recordar que, a pesar de que “ser reclamado todavía se percibe como un estigma (…) los buenos médicos no deben tener ningún temor a seguir ejerciendo la medicina tal como lo están haciendo ahora, seguir investigando para mejorar sus tratamientos y aplicar los protocolos”.

También hablaron de la medicina defensiva. Sobre este asunto, el presidente de Uniteco Profesional comentó que es uno de los peligros que existen. Algo con lo que estuvo de acuerdo Escribano, quien dijo que este era un “término horrible” que servía para definir el problema al que están expuestos muchos profesionales médicos.

Nuevamente, con cifras, explicó la situación Mato y habló de que, en su experiencia, ha llegado a rechazar al 10 por ciento de los pacientes que lo visitan. “Antes de operar a una persona insegura, que visita a diferentes cirujanos y no tiene unas expectativas correctas, debe rechazarse”, apostilló.

Seguros de RC

En este punto, los expertos resaltaron la importancia de los seguros de responsabilidad civil.

En palabras de Núñez, “es vital para el ejercicio de la medicina en cuanto a la labor protectora que ejerce y también debido a un aspecto que es más subjetivo, que es el de dar tranquilidad”. Una idea apoyada por Escribano, quien indica que, para él, tiene “una importancia capital”, en el desempeño libre y honesto de la profesión. “La garantía de poder responder de tus errores reales, así como de dejar de lado el miedo a la indefensión por reclamaciones indebidas, me provoca bienestar”, continúa.

También el director de las clínicas Mato Ansorena destaca que “es fundamental”. “Siempre he tenido un seguro de responsabilidad civil, de baja temporal o de incapacidad temporal porque nos jugamos muchísimo”, subraya el especialista, al tiempo que siente alivio al saber que España no está “todavía” al nivel de Estados Unidos, aunque considera que “se acabará llegando”.

Otro de los temas que no dejan pasar los expertos es el del consentimiento informado, por el papel que ocupa en todo este entramado.

De acuerdo con Escribano, cumple una misión “más importante que la legal”, que la información protocolizada de los procedimientos a los pacientes. “Soy defensor del consentimiento, pero no es un problema resuelto, las exhaustivas informaciones, desinforman ocasionalmente, provocando miedo exagerado en el paciente, con las consiguientes renuncias a cirugías”, advierte.

Mato Ansorena se muestra contundente y al respecto de este asunto concluye diciendo que sin el consentimiento informado “estás condenado” y añade que este debe estar “bastante explícito y bastante claro”.

Finalmente, el presidente de Uniteco Profesional declara que, por lo general, “es una tarea asumida por parte de los médicos, pero todavía se puede mejorar, especialmente en su actualización y en su concreción”. “Hay que destacar la importancia de la historia clínica, donde se reflejan muchos de los aspectos del trato y la información dadas al paciente que no siempre se reflejan en el consentimiento informado y que, en nuestra experiencia, han salvado muchas demandas contra médicos”, agrega.

Noticia original: gacetamedica.com

Cirugia Estetica en España. Análisis de situación.

En la Cirugia Estetica en España actualmente debemos combatir el intrusismo y proporcionar a la cirugía estetica su lugar en la sanidad son los objetivos del nuevo presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), Cristino Suárez, quien considera que la administración sanitaria “nos está amputando la especialidad”.

Comienza su mandato, ¿qué retos se plantea para 2015 y 2016?

La cirugia estetica en España tiene dos pilares fundamentales: la cirugía reparadora y la estética. En cuanto a la cirugía reparadora, el objetivo es transmitir a la población las amplias posibiliades de prestaciones que incluye (cancer de mama, extirpación de melanoma, malformaciones congénitas, etc). Pero también vamos queremos luchar contra la administración sanitaria ya que nos está amputando esta especialidad de cirugia. En muchos hospitales españoles no se convocan plazas de cirujano plástico porque tienen la cobertura asistencial solucionada con las otras especialidades.

¿Quiere decir que se está favoreciendo a otros especialistas en detrimento de los cirujanos plásticos?

Exacto. Y tenemos que cortar eso. De alguna manera es un fraude al asegurado. Además, queremos que se implante la cirugía plástica en la universidad. Respecto a la cirugia estetica en España, queremos que el Ministerio de Sanidad dicte una ley que refleje que es parte de la cirugía plástica y que, por tanto, no existen cirujanos estéticos. Y que, además, regule que solamente los cirujanos plásticos pueden hacer la cirugía estética, no me meto con las especialidades quirúrgicas porque su entrenamiento es válido, pero sí con otros médicos de medicina general.

Un intrusismo que es perjudicial también para el consumidor de cirugia estetica en España

Sí, se debe informar a la población de que la cirugía estetica en España es tarea del cirujano plástico. Antes de una intervención, el paciente debe asegurarse de que el especialista que va a llevarla a cabo es un cirujano plástico. Y puede hacerlo, por ejemplo, a través de los colegios de médicos. En cuanto a la legislación, el intrusismo es hoy en día es una falta administrativa con multa que podrá ser de unos 2.000 euros, eso no es eficaz. Lo que sería eficaz es lo que ocurre en Francia, Austria y Bélgica, que es un delito penal, es decir, una estafa y como tal, la pena es de cárcel. El próximo mes tendremos reuniones con el Ministerio de Sanidad para trabajar en este sentido.

Según el último informe presentado por SECPRE, el 0’5 por ciento del total de los aumentos de mama se realizan en menores de 18 años.

Este porcentaje debería ser cero hasta que culmine el desarrollo corporal completo de las jóvenes. En algunos casos, tras realizar una prueba de osificación se comprueba que no va a crecer más. Pero, en general, diría a los padres que las convencieran para que esperaran a tener más edad para plantearse esta clase de intervención, la edad corporal de 18 años no tiene nada que ver con la mental. Esto es importante porque después pueden aparecer problemas como la aceptación de la imagen.

¿Dónde está el límite en la cirugia estetica en España?

El límite puede estar en las cicatrices. Si voy a hacerme una rinoplastia y va a quedar una cicatriz que atraviesa la nariz, no hay una compensación. El cirujano plástico es un psicólogo con bisturí, debe escuchar al paciente con atención y ser valiente para derivarlo al psiquiatra o psicólogo si fuera necesario.

¿Hasta qué punto estamos obsesionados con la imagen?

Entre el 1 y el 2 % de los pacientes presentan dismorfofobia, una patología que impide que las personas estén satisfechas con su imagen corporal y facial. La experiencia del cirujano plástico debe servir para detectar si las expectativas del paciente con respecto a la cirugía no son reales. Es importante que haya estabilidad emocional durante los meses previos a la cirugía.

¿Qué criterios debe seguir una persona a la hora de escoger un cirujano plástico?

En primer lugar consultar con los colegios de médicos y también con la propia SECPRE, aunque no todos los cirujanos son miembros, siempre es una garantía saber que tienen la titulación oficial. Otra opción es el Registro Nacional de Especialidades que empezará a funcionar a lo largo de 2015.

Leer noticia original >>