tratamientos faciales para verano
Ha comenzado la primavera y eso significa que comienza la época en la que estamos más expuestos a la radiación solar. Por ello, os desvelamos cuáles son los mejores tratamientos faciales para preparar la piel de cara al verano.

tratamientos faciales para verano

Primeramente, vamos a hablar de un término que cada vez escuchamos con más frecuencia: exposoma. Este concepto se trata de un término acuñado en 2005 por el científico Christopher P. Wild, director de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. Define exposoma como el conjunto de factores de exposición a los que está sometida una persona desde el momento de su concepción hasta que muere y entre los que se podrían nombrar la radiación solar, las sustancias químicas, los cambios de temperaturas, el estrés, la alimentación, la contaminación, alérgenos, tóxicos… entre otros. Podemos resumir afirmando que somos en gran medida el resultado de Genoma + Exposoma.

Factores que aceleran el envejecimiento de la piel

En relación con la radiación solar, no solo la luz ultravioleta nos envejece, también lo hace la luz infrarroja y la luz azul artificial que desprenden las pantallas de los dispositivos. Algunas investigaciones evidencian que las personas que no utilizan fotoprotección solar diaria envejecen un 24% más que aquellas que sí lo utilizan.

Con respecto a la polución, existe una relación demostrada entre la contaminación ambiental y el envejecimiento de la piel. A más exposición a partículas pequeñas, niveles de dióxido de nitrógeno y niveles altos de ozono, mayor número de manchas en la piel y formación de arrugas.

El tabaco deteriora la formación de fibroblastos e induce el daño por estrés oxidativo, inhibiendo la defensa antioxidante del cuerpo, lo que puede estar involucrado en el proceso de envejecimiento.

Cabe destacar que la alimentación tiene un impacto importante en el proceso de envejecimiento; una dieta rica en antioxidantes puede retrasar los efectos de la vejez al igual que evitar una ingesta excesiva de alcohol. Se ha comprobado que una ingesta rica de verduras, aceite de oliva y legumbres parece ser un factor protector frente al envejecimiento. En cambio, una dieta rica en carne, productos lácteos y mantequilla parece ser perjudicial. También se ha visto que consumir mucho azúcar está asociado con la presencia de un aumento de arrugas, ya que mediante la glicación destruye directamente el colágeno.

Tratamientos faciales para verano

A continuación, os proponemos algunas opciones de tratamientos faciales para verano que nos ayudan a mantener y prevenir los signos del envejecimiento provocados por el exposoma.

  • Los peelings químicos siguen siendo una maravillosa opción para tratar manchas, poros, cicatrices, e inclusive como coadyuvante al melasma. Además, mejora la calidad de la piel aportando una mayor luminosidad a nuestro rostro.
  • El Restylane skinboosters, un concepto innovador que nos aporta una hidratación profunda desde el interior para mejorar la calidad de la piel. Es un ácido hialurónico estabilizado, indicado para restaurar el equilibrio hídrico de la piel, así como mejorar su estructura y elasticidad. Además, previene la flacidez ya que estimula la formación de colágeno. Se suelen realizar 3 sesiones mensuales y un recordatorio a los 6 meses.
  • El tratamiento con toxina botulínica tipo A (bótox) es uno de los tratamientos más consolidado, estudiado y seguro en medicina estética. Con esta sustancia logramos no sólo tratar las arrugas de expresión, sino aportar al rostro una mirada más relajada. El efecto empieza a apreciarse entre las 24-48h post tratamiento y la acción se completa en torno a los 15 días. La duración del efecto varía en función de cada paciente pero por lo general el músculo recupera su actividad a los 3-6 meses.
  • La radiofrecuencia médica gracias al aumento de temperatura interna de la dermis se produce la contracción de colágeno y se favorece su reparación, logrando resultados óptimos a través de la combinación de varias tecnologías y así conseguir un rejuvenecimiento de la piel.

 

Si quieres pedir una cita en las Clínicas Mato Ansorena con nuestro equipo de especialistas en medicina estética para que te asesoren sobre cuál es el tratamiento más indicado para tu piel, pide cita o solicita información aquí.

 

lipedema
Existe una enfermedad que sólo se da entre las mujeres: lipedema.
El lipedema no sólo es molesto por su aspecto antiestético, sino que presenta sintomatología como: descompensación visual entre piernas y pies, facilidad para tener hematomas, alta sensibilidad en la zona afectada, hiperlaxitud, y en casos extremos dificulta el poder caminar y estar de pie.
A continuación os contamos en qué consiste este problema y los tratamientos que aconsejamos desde las Clínicas Mato Ansorena para mejorarlo.

lipedema

Lipedema: qué es

Lipedema es una enfermedad crónica del tejido adiposo, no se conoce el origen pero sí se sabe que tiene un gran peso genético y hormonal, que afecta exclusivamente al sexo femenino a partir de la pubertad.
En la mayoría de las mujeres el lipedema comienza en caderas y muslos, pudiendo afectar posteriormente a pantorillas y tobillos. También se conocen pacientes afectadas en la parte baja de la espalda y bajo vientre. La asociación de edema clínico es variable y el signo de la fóvea es negativo en la mayoría de los casos.
Suele cursar con hipotermia cutánea, dolor en el tejido blando de las piernas al andar, en reposo o al tacto.
La etiopatogenia es desconocida, aunque se sospecha un factor hereditario, ya que suele afectar a varias mujeres de la misma familia, y un factor hormonal. Puede empeorar en los embarazos, durante la fase premenstrual y con la ingesta de anticonceptivos.
La grasa que se acumula no es como la normal, por lo que no se puede eliminar ni con dieta y/o ejercicio

Lipedema: diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico es esencialmente clínico y la realización de pruebas complementarias no invasivas (ecografía de partes blandas y eco-Doppler venoso) confirma la ausencia de edema y patología a nivel de sistema venosos troncular de las extremidades.
El diagnóstico instrumental puede estar indicado ante la sospecha de patología asociada o para el diagnóstico diferencial con el linfedema y el flebedema.
Existen dos tipos de tratamiento: el tratamiento conservador incluye fármacos, medidas de compresión, técnicas que favorezcan el drenaje linfático y dieta.
El tratamiento quirúrgico con la lipoescultura, además de dieta antinflamatoria y medias de compresión.

Si padeces esta patología, no dudes en pedir cita en la clínica de Madrid o Sevilla para que nuestros médicos especialistas valoren tu caso.

grasa localizada
Son muchos los casos de pacientes que llegan a las Clínicas Mato Ansorena preocupados por los acúmulos de grasa en diferentes áreas del cuerpo.
A continuación os informamos sobre los diferentes procedimientos para acabar con la llamada grasa localizada.

grasa localizada

¿Qué es la grasa localizada?

Definimos como grasa localizada aquellos depósitos o acumulaciones de células grasas o adipocitos, normales en su forma y función, en una zona determinada del contorno corporal. Esto se traduce en un aumento local de volumen y pérdida de la armonía.
Las localizaciones de grasa más habituales son: abdomen, caderas, glúteos, muslos, cara interna de rodilla, papada, brazos, pantorrilla, tobillos, espalda y región cérvico – dorsal.
Existen múltiples factores que pueden predisponer al acúmulo de grasa localizada, de manera aislada o asociada a sobrepeso u obesidad, como pueden ser los factores hereditarios y/o genéticos, o los factores adquiridos, entre otros.

Cómo eliminarla: diagnóstico y tratamientos para la grasa localizada

El diagnóstico de la grasa localizada se realizará en función de la historia clínica y exploración física de cada paciente, que permitirá valorar las características de la grasa localizada, la presencia de otras alteraciones como son la celulitis y la flacidez, y un examen clínico general. También se realizará una serie de medidas como peso, talla, índice de masa corporal (IMC), circunferencia de cintura y cadera, así como el pliegue cutáneo y estudio de composición corporal, que nos orientará a planificar el tratamiento más adecuado.
En cuanto a los tratamientos efectivos para eliminar los diferentes casos de grasa localizada, el procedimiento de elección suele ser quirúrgico, ya que nos permite disminuir el volumen de manera duradera.
Sin embargo, existe otra alternativa a la cirugía; la medicina estética también dispone de herramientas que pueden ser de ayuda en pacientes con exceso de peso y en pacientes sin sobrepeso que presenten pequeños acúmulos de grasa localizada.

Los tratamientos para la grasa localizada más efectivos son:
Hábitos alimenticios saludables: en nuestras clínicas encontrarás un equipo médico especializado en diferentes áreas de nutrición.

Ejercicio físico regular

Mesoterapia: consiste en la administración de sustancias homeopáticas aplicadas por un médico especialista mediante infiltraciones a nivel intradérmico. Este sistema permite movilizar y disolver la grasa acumulada. Gracias a su aplicación se consigue activar la microcirculación de la zona a nivel arterial, venoso y linfático, por lo que se regenera el tejido y se favorece la eliminación de líquidos y toxinas.

Carboxiterapia: se administra CO2 mediante un número bastante reducido de micro inyecciones en aquellas áreas que queremos tratar.

Ultrasonidos focalizados (H.I.F.U.): consiste en la aplicación de un haz de ultrasonido de alta frecuencia; alta energía para producir puntos de termocuagulación por elevación de temperatura (por encima de los 60º) y la consiguiente respuesta proteica y celular, activando el colágeno.

Si deseas que el Dr. Mato o su equipo médico valoren tu caso, no dudes en pedir una consulta valorativa en la clínica de Madrid o Sevilla.