Bótox para tratar acné, rosácea, cicatrices y foliculitis.
La medicina estética ha avanza mucho en los últimos años, hasta el punto en que muchas sustancias empleadas en tratamientos estéticos pueden aplicarse para resolver algunas patologías. A continuación, os vamos a contar cómo podemos utilizar el Bótox para tratar acné, rosácea, cicatrices y foliculitis.

Bótox para tratar acné, rosácea, cicatrices y foliculitis.

 

Bótox para tratar acné, rosácea, cicatrices y foliculitis

El Bótox ha demostrado su eficacia en el tratamiento de diferentes indicaciones médicas, como el estrabismo, las distonías, el blefaroespasmo (contracción intermitente e involuntaria de la musculatura del ojo), las algias vertebrales, la migraña, la hiperhidrosis o la incontinencia urinaria. También se emplea para tratar la sonrisa gingival y el bruxismo. Inclusive, algunos estudios hablan de que la inyección de bótox puede ayudar a combatir la depresión.
En la medicina estética, su aplicación más conocida es para la eliminación de arrugas faciales, ya que es el medicamento que ofrece más ventajas: no requiere cirugía, su aplicación es indolora y sus efectos son inmediatos (alrededor de las 48 a 72 horas se empiezan a notar los resultados). Se suele aplicar en el entrecejo, la frente, el perímetro de la boca, a los lados de los ojos y en el cuello.
En la actualidad,  para otro tipo de patologías también se está empleando el Bótox para tratar acné, rosácea, cicatrices y foliculitis.

ACNÉ
En el acné, el bótox infiltrado con la técnica de mesoterapia, lo que se conoce como mesobótox por la zona afectada, puede regular la secreción sebácea gracias a su efecto modulador sobre la unidad pilosebácea, mejorando así el acné leve o moderado.

ROSÁCEA
Si bien es cierto, la rosácea es multifactorial. Una de las principales bases de la rosácea es la inflamación que se manifiesta por un rubor transitorio o permanente. Se ha descubierto que el bótox modula la actividad de ciertos factores que intervienen en su formación. Actuando sobre unas células llamadas mastocitos, evita que se liberen los agentes proinflamatorios que son la fuente principal de mediadores inflamatorios como la histamina, la enzima kininogenasa, entre otros y también actuando a nivel vascular.

FOLICULITIS
La foliculitis también puede tratarse con bótox gracias a su efecto antinflamatorio y biomodulador de las glándulas sebáceas presentes en la unidad pilosebácea. Se emplean en casos de foliculitis severa, combinándola con depilación láser, que es el método menos irritante para la eliminación del vello y el más eficaz para acabar con la etiología del problema.

CICATRICES HIPERTRÓFICAS y QUELOIDES
Se ha comprobado que el bótox interviene en la transformación de los miofibroblastos en fibroblastos: los miofibroblastos son fibroblastos con capacidad retráctil que aparecen durante el proceso de cicatrización de una herida y que, si tras la cicatrización no recuperan su forma original (fibroblastos), se convierten en responsables de que se forme una cicatriz abultada. Por lo que el bótox puede ser una opción terapéutica en estos casos.

Si quieres que nuestro equipo médico valore tu caso, no dudes pedir cita en nuestras clínicas.