En los últimos años, las cejas se han convertido en un atributo indispensable para potenciar una mirada más fresca, fuerte e independiente. La ceja tupida, natural e incluso ligeramente despeinada es la tendencia y aquellas finísimas cejas tan en boga durante la década de los 90 y (reverenciadas por famosas del Hoollywood de hace veinte años como Drew Barrimore, Angelina Jolie o Wynona Rider) son historia. Si localizamos el pasado de supercelebrities como Kim Kardashian, nos encontramos con un cambio radical que ha convertido la ceja en toda una declaración de intenciones. Al igual que las de su hermana Kendall y en general todas las Kardashian. Cara Delevigne, Lilly Collins o Penélope Cruz, también abanderan el poder de la ceja lustrosa: 

Cejas despobladas ¿Mil soluciones?

Está claro, la ceja demasiado fina, delineada o redondeada ha pasado a la historia, dejando paso a ‘looks’ más naturales. Para muchas y muchos, esa tendencia es fácil de acoplar a su imagen; basta con un buen diseño, un sombreado discreto y algo de hidratación (hay bálsamos especializados para la zona). Sin embargo, muchas personas por una razón u otra, han perdido la densidad capilar, y en el peor de los casos, la ceja entera. Las causas pueden ser muchas; Alopecia areata o frontal fibrosante, exposición a terapias radiológicas, estrés, ingesta de algunos medicamentos y enfermedades como el hipotiroidismo o la dermatitis atópica...Una ceja sin pelo puede aparecer motivada por muchos factores, trastornos e incluso hábitos. Sin embargo, las soluciones efectivas no abundan. Hay muchas personas que recurren a la micro-pigmentación y tatúan la zona. Otras, caen en las redes de cosmética que promete de todo, y después sólo trae decepciones. La nutricosmética es otra de las vías de actuación, que si bien no obra milagros, sí puede ayudar en ciertos casos a favorecer el crecimiento del cabello. “Todas  las “recetas” o bien funcionan escasamente o bien dejan un aspecto demasiado artificial”, nos comenta el Dr. Mato Ansorena, Director de las Clínicas y pionero en España en el empleo de las técnicas Fue y Fuss. “Actualmente sólo hay una solución definitiva para repoblar las cejas; el trasplante”.

 

Trasplante de cejas: la solución definitiva

Se trata de una técnica quirúrgica que extrae folículos de una región capilar, para trasplantarlos en la zona donante. Las técnicas que se emplean son la Fue, en la que cada folículo de la parte donante se extrae por separado, y la Fuss o técnica de la tira, en la que se extrae una pequeña banda del cuero cabelludo y después se extraen los folículos. Por lo general, esta última técnica se emplea más en hombres, dado que para llevarla a cabo  hay que rasurar la zona donante. La intervención puede durar entre 4 y 5 horas, con anestesia local y eso sí, hay que ser paciente, porque aunque los resultados son espectaculares, el pelo no empieza a crecer hasta el cuarto o quinto mes. Al tratarse de pelo procedente de la cabeza, éste crece algo descontrolado; nada que temer. Contamos con un equipo experto en diseño y estética que te enseñará todas las pautas para que tus cejas vuelvan a ser las de antes.

Abajo os dejamos algunos casos que han pasado por nuestras Clínicas, en las que llevamos haciendo trasplantes y microinjertos desde hace más de 20 años.