Los trastornos de ansiedad aumentan la vulnerabilidad para la aparición de otras enfermedades, incluidos los trastornos por uso de sustancias, especialmente el alcohol.