Todo sobre la Ginecomastia o síndrome de las “mamas femeninas”

La ginecomastia es un trastorno de sobredesarrollo mamario que afecta, según SECPRE, hasta le  60% de los hombres. Es la patología mamaria más extendida entre el género masculino. En griego significa “mamas parecidas a las de la mujer” o “mamas femeninas” debido al aspecto que presenta el pecho que está sometido a esta patología. Puede darse en una mama o en las dos.

¿Cómo se establece la gravedad de la ginecomastia?

Tradicionalmente, el síndrome de las “mamas femeninas” se ha asociado a la pubertad o la senectud, por ser la franja vital donde más suele aparecer. Dependiendo del origen del sobredesarrollo podemos encontrar:

  • Ginecomastia glandular: Sólo la glándula mamaria se ve afectada.

  • Ginecomastia por grasa: Se debe a que hay exceso de grasa. Se resuelve fácilmente mediante liposucción.

  • Ginecomastia mixta: La hipertrofia es considerable. Además de a la glándula, afecta al resto de la mama. Lo mejor para corregirla es la técnica mixta mediante adenectomía con liposucción.

La ginecomastia, sobretodo si es severa, puede conllevar graves problemas psico-sociales a quien la padece. Un  Cirujano Plástico y Estético diagnostica la envergadura del problema estableciendo grados del I al IV:

Según el tipo y grado de ginecomastia, se aplica una técnica quirúrgica diferente. Por eso, siempre es recomendable consultar con un buen cirujano qué cirugía es la más adecuada en cada caso.

Grado I: Es el estado más moderado. No existe exceso de piel y el sobredesarrollo se concentra en la zona de la areola.

Grado II: Sigue considerándose leve, pero en este caso el tejido circundante a la areola también se ve afectado por la patología. No hay exceso de piel, pero si se puede observar cierto grado de hipertrofia.Es un problemas más estético que funcional que permite hacer vida normal a la persona.

Grado III: El tejido glandular y adiposo es excesivo. Hay hipertrofia y flacidez, por lo que la areola tiende a ‘caerse’. Este grado requiere la extirpación de la glándula mediante adenectomía.

Grado IV: Es el grado más severo. Además de afectar al tejido glandular y adiposo. Se presenta una flacidez muy considerable. Requiere paso por quirófano obligatorio.

Causas de la ginecomastia

La ginecomastia puede tener varias causas: exceso de prolactina en sangre, problemas hepáticos como la cirrosis, consumo de estupefacientes o anabolizantes e incluso problemas sobrepeso. Éstos últimos implican, normalmente, un grado de pseudoginecomastia motivado por el exceso de material graso. Dado que su origen es diverso y no puede establecerse con seguridad la , antes de proponer una corrección quirúrgica el cirujano debe cerciorarse de que no hay enfermedades de riesgo asociadas que motiven el problema. Tras esta comprobación, se podrá proceder a realizar la intervención.

¿Cómo es la intervención?

La corrección quirúrgica de la ginecomastia puede ser mediante adenetomía, liposucción o ambas en una técnica combinada. La adenectomía consiste en la extirpación de la glándula mamaria que genera el problema. Se realiza mediante una incisión mínima que se hace en la areola y tras ésta se retira la glándula y el tejido graso. En otras ocasiones, basta con realizar una mini-liposucción mediante cánula para extraer el material graso. Lo más frecuente es combinar las dos técnicas para optimizar los resultados. El empleo de una técnica u otra dependerá del tipo de ginecomastia.

En aquellos caso de pseudoginecomastia por sobrepeso, la cirugía acabará con el problema. Aunque es imporante resaaltar que para garantizar la salud prolongada del paciente, es conveniente que éste pierda peso haciendo dieta y deporte. para 

Información práctica sobre la corrección quirúrgica de la ginecomastia.

Duración de la intervención: entre 1 y 2 horas por cada mama.

Hospitalización: 

Anestesia: Depende del caso

Drenajes: No

Recuperación: una semana

Resultados visibles: Al mes.

Técnicas quirúrgicas: adenectomía, liposucción o combinación de ambas.

Cita para consulta