Según SECPRE la demanda de procedimiento quirúrgicos relacionados con el rostro ha crecido en un 200 por cien desde el año 2.000. ISAPS, la Sociedad de cirugía plástica más prestigiosa de EEUU corrobora esta imparable tendencia, que muchos expertos han relacionado con la cultura selfie, que estaría detrás de esa imparable obsesión por la corrección de defectos estéticos en rostro y otras partes del cuerpo. En vista de la creciente demanda en un ámbito que no para de generar nuevas técnicas para perfeccionar la belleza, surge la pregunta  ¿Qué tendencias en Medicina y Cirugía plástica serán más populares en 2019?. El doctor Mato Ansorena nos da su opinión: 

1. Injectables al poder. 

Del ácido hiualurónico a las vitaminas o ‘botox’. “Los productos inyectables son más accesibles que nunca para todo el mundo” Explica el Dr. Mato, que continúa aseverando, “Hace diez o quince años, inyectarse ácido hialurónico era mucho más caro, y por ello, su uso se restringía a muy pocos. Ahora, la demanda ha ajustado precios y las inyecciones para dar volumen y tensar el rostro se han democratizado mucho”. Además, los avances el campo de la Medicina Estética Facial son un gran plus a tener en cuenta. Hoy por hoy, se apuesta más por procedimientos menos invasivos y con una recuperación prácticamente inmediata. “En Estados Unidos los procedimientos con aguja se empieza a conocer con el sinónimo lunch time treatments, porque hay muchas (y muchos) que recurren a su hora de la comida para hacerse su retoque. Las previsiones son claras: el futuro inmediato del rejuvenecimiento pasa antes por la aguja, y más tarde por el bisturí. 

2. Los hombres se apuntan al Anti-aging.

Cuidarse ya no es feudo exclusivo de mujeres. Los hombres cada vez se preocupan más por su imagen y se cuidan más. En los últimos años, la cirugía plástica entre hombre ha crecido un 10%, en opinión del Doctor Mato Ansorena, el aumento está relacionado con dos aspectos. En primer lugar, el estigma que hace unos años suponía para un hombre pasar por quirófano o apostar por la inyección, se ha diluido y además “el tiempo de recuperación postoperatoria es cada vez menor”, sobretodo en procedimientos como la blefaroplastia, el trasplante capilar y la rinoplastia. Tres de los procedimientos, junto con la ginecomastia y abdominoplastia más demandados por ellos.  

3. Resultados naturales. 

Los pechos excesivos, los rostros inexpresivos a causa del exceso de medicina estética o los cambios radicales de perfil y estructura facial son historia. “En lo que se refiere a cirugías de rostros, el paciente demanda cada vez más mantener su carácter y expresividad”. Lo mismo sucede en ciertas cirugías corporales como el aumento de pecho que según explica el cirujano “Ahora se busca un perfil (proyección) natural y se ponen tamaños de prótesis más pequeños, que queden armónicos con el cuerpo”. Cada vez hay menos personas que acuden a consulta con un referente ‘imposible’ como una top model o una actriz de élite, algo que sin embargo sí sucedía en el pasado. “Esta evolución hacia cánones más realistas, facilita mucho la labor del cirujano plástico y estético, porque las expectativas se ajustan a un modelo realista y no a uno inalcanzable” Aseguro el Doctor Mato. 

4. La irrupción de los tratamientos ‘nicho’

Los clásicos nunca pasan de moda. Tampoco en el ámbito de la cirugía plástica, donde el Aumento de senos, la liposucción o el lifting son procedimientos de cabecera. Sin embargo, éstos coexisten cada vez más con un tipo de cirugías mucho más específicas, que suelen concentrarse en corregir pequeños defectos. Un buen ejemplo es el lifting de labios. “Una micro-cirugía que redibuja el arco de cupido y engrosa el labio de forma permanente”. Otros procedimientos como la resección del lóbulo de la oreja caído o la dimpeplastia ( cirugía de los hoyuelos), son también ejemplos de esta tendencia hacia las micro-cirugías hiperespecíficas. Sin embargo, con algunas – como la de los hoyuelos- es preciso tener cierto cuidado, porque “muchas veces los resultados, no merecen la pena”.

5. Prevención precoz

En la última década la belleza se ha acercado cada vez más a la naturalidad y el cuidado holístico del organismo. Así, la irrupción de un estilo de vida saludable entre la población en todos los aspectos – nutrición, bienestar psíquico y emocional o bienestar físico- busca prolongar la juventud. En este sentido, comentar el Dr.Mato “ La prevención de los signos visibles del envejecimiento se realiza cada vez más pronto. Antes sólo se recurría al ‘botox’ o el lifting a partir de los 40. Ahora encontramos pacientes que, incluso, están en la veintena, pero han decidido prevenir el declive de su rostro o cuerpo cuanto antes”. Esta tendencia hacia lo que algunos podrían entender como ‘prevención precoz’ es completamente lógica. “En cirugía estética no hay edades. Porque no todo el mundo envejece al mismo ritmo ni de la misma manera”. Este hecho lógico, sumado a la cada vez más rápida recuperación de muchos procedimientos quirúrgicos, dan como resultado un perfil de paciente que toma la decisión de prevenir cuanto antes las huellas del paso del tiempo en rostro y en cuerpo. Una tendencia que parece crecer en 2019.