Por qué debes vigilar tu suelo pélvico (sobre todo si eres joven y deportista)

Itziar Salcedo — @salcedoitziar — “El Suelo Pélvico es un conjunto de músculos que se extienden desde la parte delantera de la pelvis hasta el cóccix, en la espalda. Sostienen la vejiga, el intestino y el útero dentro de la pelvis”, explica la doctora , especialista en medicina estética y del envejecimiento. 

¿Son pérdidas de orina las únicas consecuencias de este problema? 
No. Un suelo pélvico fuerte y musculado, “además de prevenir la incontinencia urinaria y fecal; mejora las alteraciones estructurales de los órganos pélvicos, como los prolapsos; facilita el embarazo y el parto; la recuperación de la musculatura tras dar a luz; y, esto nos incumbe a todas, mejora la calidad de las sensaciones durante las relaciones íntimas”, asegura el comité de ginecólogos expertos de Intimina. De hecho, y según los datos de la encuesta antes mencionada, un 47% de las mujeres afirma haber empezado a practicar estos ejercicios para mejorar su salud sexual y aumentar el placer de las relaciones. “Los músculos que se fortalecen al hacer los ejercicios son los “PC” (pubocoxígeos), y son los que se contraen durante el orgasmo. Las contracciones producidas durante el orgasmo son involuntarias, pero, sin embargo, cuanto más tonificado estén estos músculos, se conseguirán unas contracciones más intensas”, afirman los expertos de la firma.

¿Cómo? Para las más previsoras o con presupuestos reducidos, existen técnicas muy asequibles, incluso divertidas y sensuales. Una, mantener relaciones sexuales, “que potencian la vascularización en la zona genital favoreciendo la hidratación y elasticidad de la mucosa, manteniendo la vagina joven, además de aumentar la autoestima y generar endorfinas que generan bienestar físico y emocional”, concreta la ginecóloga Paula Mato López-Otero, directora de la Unidad de Ginecología estética de las Clínicas Maro Ansoren. Dos, practicar la bioretoalimentación – una técnica que mide la fuerza del suelo pélvico y muestra cómo utilizar la musculatura de manera correcta con artilugios inteligentes de uso doméstico, que solo hay que introducirlo en el canal vaginal durante 5 minutos diarios y él se encarga de seleccionar automáticamente el nivel de ejercicio que se adapte a cada necesidad. Para obtener resultados practicando los ejercicios de Kegel, es necesaria unos seis meses de constancia. Y tres, practicar el Pole Dancing, ese baile tan sensual que se realiza agarrándose a una barra vertical –en plan striptease-, que sin abandonar su lado más erótico, se ha convertido en una disciplina en toda regla. “Es divertida, eficaz para endurecer y remodelar todo el cuerpo, sexy, adaptable a todas las edades, fomenta la autoestima corporal y no hace falta saber bailar para iniciarse”, comenta Valentina Garibay, instructora de esta técnica.