Hablamos de los embarazos tardíos con La Dra. Paula Mato López-Otero, al frente de la Unidad de Ginecoestética de Clínicas Mato Ansorena.

Itziar Salcedo — @SalcedoItziar — Si estás pensando en ser madre y sobrepasas la treintena, te desvelamos todos los pros y contras de la maternidad tardía, con la ayuda de la ginecóloga Paula Mato López-Otero, jefa de la Unidad Ginicoestética de las Clínicas Mato Ansorena.
Somos el país europeo en el que la maternidad más se ha retrasado en los últimos 5 años; nada menos que el 37,3% de las mujeres españolas tienen su primer bebé después de los 35 años, lo que en lenguaje técnico se conoce como embarazo geriátrico. El fenómeno se percibe aún más después de los 40 y 1 de cada cuatro niños nacen a través de una cesárea, cifra que aumenta hasta casi el 38% si el parto tiene lugar en un hospital privado. ¿Es un fenómeno preocupante? ¿Qué riesgo añadidos corren las madres maduras? ¿La recuperación estética del parto es más lenta? Sigue leyendo para despejar estas y otras dudas.

2. ¿Biológicamente, cuál es la mejor edad para quedarse embarazada?
Fisiológicamente, la edad ideal se sitúa entre los 20 y los 34 años. Pero esto no debe condicionar la decisión de tener un bebé, ya que en ella también influyen otros factores (pareja, estabilidad económica, carrera profesional…). No hay que tener miedo al embarazo después de los 35, pero tampoco se debe trivializar.

3. ¿A qué cree que se debe el retraso en la edad de la primera maternidad?
Hoy en día, hay más mujeres en el mundo laboral y cada vez más esperan a consolidar su carrera profesional y equilibrar su situación económica antes de quedarse embarazadas. También creo que influye el hecho de que la posibilidad de conseguir embarazo por TRA (técnicas de reproducción asistida), o la preservación de ovocitos de manera artificial, cada vez sea más asequible, por lo que se quita importancia a la edad del embarazo.

4. ¿Es cierto que a partir de los 35 años las posibilidades de quedarse embarazada disminuye drásticamente?
Sí, es cierto. Las mujeres nacemos con un número determinado de ovocitos (futuros óvulos fecundables). A parir de los 35, tanto la cantidad como la calidad de los mismos disminuye de forma drástica, afectando seriamente a la fertilidad. Esto varía mucho entre las mujeres, ya que algunas pierden la capacidad reproductiva incluso antes de los 35 y otras continúan siendo fértiles hasta los 50. La probabilidad de embarazo en cada ciclo de una mujer menor de 30 años es del 20%; mientras que en una de 40 baja al 5%. También hay que tener en cuenta que a más edad, mayor es el riesgo de que surjan alteraciones cromosómicas del feto, debido a los variaciones en el material genético de los ovocitos, que se traducen en un descenso en la posibilidad de ser fecundado, menor tasa de implantación y mayor tasa de abortos espontáneos e hijos con cromosomopatías.