Cuando se trata de nuestro propio aspecto somos duros. Ni hombres ni mujeres están del todo contentos con su cuerpo, un inconformismo que también se aplica en la zona genital. Y es que en la intimidad de la alcoba es donde las inseguridades causan más problemas de autoestima. Para un mejor funcionamiento en la cama y sentirse seguros en ropa interior, muchos se deciden por la cirugía genital. Las Clínicas Mato Ansorena explican qué es, cuánto cuestan y cómo funcionan las más habituales.

 Cirugía genital: no más luces apagadas