Su biocompatibilidad (es una sustancia que produce el propio organismo) y versatilidad lo han convertido en un histórico para corregir volumen del rostro. Pero su margen de maniobra, no acaba ahí.