Entradas

reconstrucción mamaria
, , , , , , , , , , , ,

Cirugía y medicina estética para pacientes con cáncer. Más allá de la reconstrucción mamaria.

La cirugía y medicina estética son un gran aliado en los pacientes con cáncer. Realizan doble función: mejorar la apariencia física y psicológica del paciente tras someterse a intervenciones, quimioterapia y radioterapia. El  objetivo es mejorar la calidad de vida del paciente. Además de la reconstrucción mamaria, existen otros tratamientos indicados para paliar los efectos secundarios.

reconstrucción mamaria

Cirugía estética para pacientes con cáncer

– Cirugía preventiva

El Dr. Mato Ansorena es el director de la Asociación Española para la Prevención del Cáncer de Mama. Su objetivo es realizar una mastectomía subcutánea preventiva en aquellos pacientes que tienen antecedentes familiares con cáncer de mama y así reducir el riesgo de que sufran esta patología.

El número de pacientes fallecidos por cáncer de mama diagnosticado de forma tardía asciende a 29.000 al año.  Además, 1 de cada 8 personas tienen riesgo de padecer este tipo de tumor.

Con la mastectomía subcutánea preventiva conseguimos prevenir  un 90% de  los casos de cáncer de mama genéticos, evitando los ciclos de quimioterapia y radioterapia y la mastectomía radical. Con la mastectomía subcutánea preventiva no se pierde el pecho ni el pezón.

– Cirugía postoperatoria

Si se ha padecido cáncer de mama y los médicos han visto necesario realizar una mastectomía, la cirugía plástica es la mejor opción para la reconstrucción mamaria e incluso mejorar la forma y tamaño del pecho.

Si se ha sufrido una pérdida de peso considerable, la abdominoplastia, la liposucción… serán perfectas para recuperar la figura.

 

Medicina estética para pacientes con cáncer

– Tratamientos preventivos

Las primeras secuelas tras someterse a tratamientos, como la quimioterapia, es notar la piel reseca, deshidrata, envejecida, con otro tono, erupciones, manchas… Para paliar estos síntomas, podemos someternos a procedimientos médico estéticos durante el tratamiento. Si bien es cierto, el doctor tendrá que valorar cada caso individual.

– Tratamientos postoperatorios

Tras finalizar el tratamiento oncológico por completo, se puede hacer un programa personalizado con diferentes tratamientos de medicina estética para una mejora integral de todas las zonas afectadas durante las sesiones de quimioterapia y radioterapia. También hay que incluir tratamientos para eliminar o minimizar las cicatrices postoperatorias.

Un aliado perfecto para mejorar el aspecto del paciente es el ácido hialurónico, pues con él trataremos las arrugas, el volumen del rostro, el aspecto envejecido,  la hidratación, las cicatrices, la sequedad vaginal… Este componente tiene acción regenerativa, cicatrizante, antiinflamatoria y protectora frente a las bacterias, así como su capacidad para absorber el agua.

Si tras los tratamientos oncológicos no conseguimos recuperar el pelo en su totalidad, es posible realizar un injerto capilar tanto en la cabeza como en las cejas si el paciente tiene una zona donante óptima para el trasplante.

Podemos realizar otros muchos tratamientos en función de las zonas a mejorar que desee el paciente. Por ejemplo, si se tienen problemas circulatorios y aparecen varices, podemos eliminarlas.  Mediante masajes faciales y corporales, vitaminas…podemos mejorar la apariencia de la piel. También hay diferentes técnicas para devolver la elasticidad a la piel si se ha experimentado una pérdida de peso , por ejemplo: mesoterapia, presoterapia...

 

En las Clínicas Mato Ansorena encontrarás todo el apoyo y asesoramiento médico necesario para que una vez superada la enfermedad no queden secuelas físicas. Si deseas una consulta personal con el Dr. Mato Ansorena (especializado en cirugía preventiva e injerto capilar con más de 30 años de experiencia)  o con su equipo médico, haz clic aquí. ¡Estaremos encantados de atenderte!

,

Mastectomia Preventiva y Reconstruccion

Con motivo del Día Mundial del Cáncer, queremos dar a conocer a todas las mujeres la posibilidad de la prevención del cáncer de mama con la mastectomia preventiva, en aquellos casos en los que existe un alto riesgo.

¿Qué es la mastectomia preventiva?

La mastectomía preventiva se trata de una intervención quirúrgica para extirpar una o ambas mamas cuyo objetivo es reducir el riesgo de sufrir cáncer de mama. Según datos del Instituto Nacional del Cáncer, la mastectomía preventiva en mujeres con un elevado riesgo puede disminuir el riesgo de sufrir cáncer de mama hasta en un 90 %.

La mastectomía preventiva no se considera una opción adecuada de prevención de cáncer de mama en aquellas pacientes que no son portadoras de la alteración genética o antecedentes clínicos que les haga tener un alto riesgo.

¿La mastectomia preventiva es la opción correcta en mi caso?

Si tienes un elevado riesgo de sufrir cáncer de mama, es posible que valores las distintas posibilidades para reducir dicho riesgo. Es verdad que la mastectomía preventiva puede disminuir de forma importante el riesgo de padecer cáncer de mama, pero debes tener en cuenta que se trata de una importante decisión que puede tener un impacto importante en tu vida.

Hay muchos factores a tener en cuenta cuando se opta por una mastectomía preventiva, por ello es importante tomarse un tiempo para hablar con el especialista y familiares y tomar la decisión correcta.

Algunos de los factores a valorar son:

  • Si existen importantes antecedentes familiares de cáncer de mama : madre, hermana o una hija que han padecido cáncer de mama, sobre todo si ha sido antes de los 50 años.
  • Si el análisis de mutaciones del gen BRCA1 o el gen BRCA2 da positivo, lo que aumenta el riesgo de cáncer de mama.
  • Si existen antecedentes personales de cáncer de mama, lo que hace más probable que se aparezca un nuevo cáncer en el otro pecho, a diferencia de otras mujeres que nunca haya tenido cáncer de mama.
  • Un diagnóstico positivo de carcinoma lobular in situ (CLIS); ya que hay estudios que demuestran que aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama invasivo.
  • Si se ha recibido terapia de radiación antes de los 30 años.
  • Existe una amplia propagación de microcalcificaciones de mama (pequeños depósitos de calcio en el tejido mamario) o mamas densas.

Test Genético

Las alteraciones pueden identificarse con técnicas de laboratorio, pero las pruebas genéticas de BRCA1 y BRCA2 no forman parte del estudio patológico habitual, ya que solo se indican en casos concretos, como en pacientes de familias de alto riesgo o de riesgo moderado que hayan tenido familiares de primer o segundo grado afectados por cáncer de mama o de ovario.

Según el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU, las mujeres que tras el estudio genético se detecta que poseen un gen BRCA1 o BRCA2 anómalo, tienen cerca del 60% de riesgo de padecer cáncer de mama en su vida, unas 5 veces más que la población general. También, estas mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

Desde Clínicas Mato Ansorena, recomendamos a aquellas pacientes con riesgo de padecer cáncer de mama que antes de realizarse el test genético valoren la decisión que tomarán si los resultados son positivos. Si la paciente obtiene resultados positivos en el test y no se somete a la mastectomía preventiva los efectos psicológicos de conocer este alto riesgo pueden ser muy negativos perjudicando su calidad de vida.

Mastectomia preventiva y reconstrucción

Las mujeres que toman la decisión de someterse a una mastectomía preventiva normalmente se decantan por una reconstrucción mamaria, a la vez que la mastectomía preventiva.

Mastectomía simple o total : En este caso se extirpan el pezón, la areola y todo el tejido mamario. No se realiza disección de ganglio linfático axilar, ni se extirpan músculos.

Mastectomía subcutánea : En la mastectomía subcutánea (“con preservación de pezón”), se extirpa todo el tejido mamario pero se deja el pezón. Esta se realiza con menor frecuencia que la mastectomía simple o total, ya que se conserva mayor cantidad de tejido mamario en el que, más adelante, podría formarse cáncer.

Si bien la mastectomía preventiva puede reducir el riesgo de padecer cáncer de mama en un 90 % aproximadamente, no es garantía de que el cáncer de mama nunca ocurrirá.

Reconstrucción mamaria

Desde la perspectiva del cirujano plástico, la mastectomía siempre lleva a la reconstrucción mamaria. Actualmente contamos con suficientes técnicas para garantizar los mejores resultados estéticos. La mayor parte de casos se tratan con implantes, y contamos también con nuevas mallas de sustitución dérmica que nos permiten cubrir las prótesis con resultados más seguros y naturales.

Fotos 1,2,3. Caso Mastectomía Preventiva y Reconstrucción antes y después.

Mastectomia Preventiva y ReconstruccionMastectomia Preventiva y Reconstruccion Mastectomia Preventiva y Reconstruccion

Cirugía preventiva combinada para reducir el riesgo de cáncer de mama y de ovario

En 2008, un pequeño estudio de 12 mujeres reveló que la extirpación ovárica preventiva y la mastectomía preventiva, realizadas al mismo tiempo, era una técnica segura y eficaz. Siete años después de la cirugía, a ninguna de las pacientes se les formaron nuevos tumores. Si bien se necesitan más estudios, la combinación de estas dos intervenciones puede disminuir el riesgo y evitar que la paciente deba someterse otra vez a cirugía y hospitalización.

El caso de Angelina Jolie puso de actualidad este tratamiento

Testimonio Mastectomía subcutánea con prótesis de mama – L.A.G.

Testimonio Mastectomía subcutánea con prótesis de mama – L.A.G.

Yo fui a la consulta con el Dr. Mato porque tenía una mastopatía fibroquística. Una vez al año por lo menos tenía que realizarme biopsias para controlar que todo estaba en orden puesto que tengo antecedentes de cáncer de mama en varias mujeres de mi familia.

El Dr. Mato me ofreció una solución, la mastectomía subcutánea con prótesis de mama. En cuanto oyes la palabra mastectomía te hechas a temblar!. Lo primero que te viene a la cabeza es que te quedas sin pecho …….Me tranquilizó mucho explicándome muy bien la intervención. Consiste en eliminar todo el tejido mamario que sea posible pero por debajo de la piel y luego introducir una prótesis de mama. Apenas hay cicatriz y estéticamente no es tan traumático.

Me costó tomar la decisión, pero al final por mi tranquilidad y la de mi familia decidí dar el paso. El postoperatorio fue mejor de lo que esperaba. Es un dolor bastante llevadero aunque los primero días te sientes un poco “inútil” porque los brazos no puedes utilizarlos mucho ya que hay que moverlos poco a poco. A la semana estaba ya casi bien del todo. Ha pasado un mes y la verdad es que estoy encantada porque el pecho me ha quedado muy bonito. Tengo una pequeña cicatriz que poco a poco irá mejorando y sobre todo, que mi probabilidad de contraer un cáncer de mama ha disminuido un 90%.

Desde aquí quiero dar las gracias al Dr. Mato y a su equipo por su humanidad, lo bien que me han tratado y la confianza que me han transmitido.

,

Reconstruccion tras cancer de mama

Reconstruccion tras cancer de mama: La reconstrucción mamaria tras un cáncer es uno de los procedimientos quirúrgicos actuales dentro de la cirugia estética plástica más seguros y gratificantes para la paciente.

El desarrollo de nuevas técnicas posibilita crear una mama muy similar en forma, textura y caracteristicas a la no operada.

Además, en la mayoria de los casos es posible hacer la reconstrucción a la vez que se extirpa la mama, evitando a la paciente la experiencia de verse mastectomizada.

La Reconstruccion tras cancer de mama tiene como fin:

●   Recrear una mama de aspecto natural, incluyendo la areola y el pezón.

●  Eliminar la necesidad de llevar prótesis externas de relleno posibilitando llevar prendas de vestir que no serian posibles sin reconstrucción (bañadores, escotes, etc.).

●   Rellenar el hueco y la deformidad que puede quedar en el tórax.

●  Restaurar la imagen corporal y mejorar la calidad de vida de la paciente. Una reconstrucción mamaria es definitiva y te permitirá hacer una vida absolutamente normal.

Para la inmensa mayoria de las mujeres con cáncer de mama, la reconstrucción de la misma mejora la imagen, lo cual facilita una mayor estabilidad emocional, permite enfrentarse de una forma más positiva a la enfermedad y llevar una vida social y sexual más activa.

¿Quién y cuando puede reconstruirse la mama?

Casi todas las mujeres mastectomizadas pueden, desde el punto de vista médico, considerarse candidatas para reconstruirse la mama, la mayoria de ellas a la vez que se quita la mama. La candidata óptima es aquélla a la que se le puede eliminar completamente el tumor durante la mastectomia. Cuando la mama se reconstruye a la vez que se realiza la mastectomia (técnica denominada reconstrucción inmediata), la paciente se despierta de la intervención con un contorno mamario adecuado, evitando la experiencia de verse con la mama amputada; el beneficio psicológico de esta técnica es claro.

reconstruccion-tras-cancer-de-mama
En algunos casos, sin embargo, la reconstrucción puede o debe posponerse (técnica denominada reconstrucción diferida). Algunas mujeres no se sienten cómodas hablando de la reconstrucción mientras intentan adaptarse al hecho de haber sido diagnosticadas de un cáncer de mama; otras mujeres simplemente no desean más intervenciones que las estrictamente necesarias para curar la enfermedad. Otras veces, el empleo de técnicas más complejas de reconstrucción hace aconsejable retrasar la reconstrucción para no extender excesivamente la intervención. Si existen problemas médicos asociados, como obesidad, hipertensión, también puede ser necesario retrasar la reconstrucción.

En cualquiera de los casos, lo importante es disponer de una información adecuada y clara sobre las posibilidades de reconstrucción antes de ser intervenida, para enfrentarse a la operación de forma más positiva. Puede informarse o pedir cita aqui.

Riesgos de la reconstrucción mamaria

Prácticamente toda mujer que ha sido mastectomizada puede someterse a una reconstrucción mamaria. No obstante pueden existir ciertos riesgos que deben ser conocidos antes de someterse a esta intervención. Estos riesgos serian los propios de cualquier cirugia, como hematomas, cicatrices patológicas o problemas anestésicos que, aún siendo poco probables, siempre cabe una minima posibilidad. Asi mismo, las mujeres fumadoras deben saber, que el tabaco puede ocasionar problemas de cicatrización y tener un periodo de recuperación más prolongado.

Si en la reconstrucción se emplean implantes, existe una minima posibilidad de que se infecte, normalmente en la primera o en la segunda semana tras la intervención. En algunos de estos casos, puede ser preciso retirar temporalmente el implante, pudiendo colocarse de nuevo más adelante.

El problema más común relacionado con los implantes, es la contractura capsular, consistente en la formación por el organismo de una cápsula cicatrizal interna alrededor del implante que puede hacer que la mama reconstruida tenga una consistencia más dura de lo normal; esto no es más que una respuesta fisiológica exagerada del organismo a un cuerpo que no reconoce como propio. Existen varios métodos para combatirla, desde los masajes sobre la mama a su eliminación mediante cirugia.

Debe quedar claro que la reconstrucción no tiene efecto en la recurrencia de la enfermedad de la mama, ni interfiere con el tratamiento de quimioterapia o radioterapia, aunque la enfermedad recidive. Tampoco interfiere con los estudios posteriores que puedan ser necesarios en las revisiones. Si su mama ha sido reconstruida mediante implantes y su cirujano le recomienda la realización de mamografias de control periódicas, deberá hacérselas en un centro radiológico con experiencia en el uso de técnicas radiológicas para prótesis.

Fuente: SECPRE