alopecia
, ,

“Me estoy quedando calvo”. Tipos de alopecia y tratamientos

Cada vez nos llegan más pacientes a la Clínica con problemas de alopecia, tanto hombres como mujeres, aunque ésta suele ser más frecuente en el sexo masculino.

Aunque existen infinidad de tipos de calvicie, la más común es la androgénica, pues supone el 95% de los casos. Los factores que condicionan la pérdida de cabello pueden ser desde aspectos genéticos/hormonales hasta psicológicos.  A continuación vamos a ver los tipos de alopecia más comunes.

alopecia

Alopecia Androgenética

Este es el tipo de alopecia más común. Este tipo está mucho más extendido entre los hombres que entre las mujeres y suele comenzar a hacerse visible entre los 30 y 40 años.

En estos casos, los primeros síntomas que comienza a ver la persona que lo sufre es un crecimiento de pelo cada vez más fino y lacio, incluso si su cabello natural es rizado u ondulado. El crecimiento del pelo se ralentiza hasta que poco a poco va cayendo y no vuelve a crecer.

En el caso de los hombres, el pelo empieza a perderse por la “coronilla” y las entradas; la zona sin cabello cada vez será más amplia. Sin embargo, en el caso de las mujeres la pérdida de densidad es más general, haciendo que “claree” especialmente la zona superior de la cabeza.

Alopecia difusa

En este tipo de alopecia se caracteriza por la pérdida progresiva y generalizada del cabello. Afecta tanto a hombres como a mujeres y puede llegar a una calvicie total.

El remedio más efectivo para frenar este tipo de calvicie es acudir a un especialista para que valore el trasplante capilar antes de que sea demasiado tarde y no quede cabello para realizar el injerto.

La pérdida de pelo sigue un patrón similar a la alopecia androgenética: el cabello va debilitándose y creciendo cada vez más lento y lacio hasta que cae y no vuelve a crecer.

Alopecia Areata

Este tipo de alopecia afecta a una mínima parte de la población,  aproximadamente al 2%; los primeros signos de caída de cabello aparece alrededor de los 20 años.

La persona afectada puede perder pelo de cualquier zona del cuerpo, aunque lo más habitual es que proceda de la cabeza y/o la barba. Su origen puede ser hereditario o por factores psicológicos (estrés, depresión…).  Sin embargo, la zona dérmica donde se pierde el cabello está completamente sana.

A diferencia de los casos anteriores de calvicie, ésta es reversible; es decir, el pelo vuelve a crecer tras someterse el paciente al tratamiento médico correcto.

Alopecia cicatricial

Este tipo de alopecia se produce por factores poco comunes, provocados como consecuencia de alguna enfermedad o traumatismo (infecciones, hongos, tumores…).

En este caso, el folículo se destruye y el cuero cabelludo está enrojecido y escamado. Ante este tipo de calvicie, el único remedio es el trasplante capilar.

Alopecia fibrosante

Es un tipo de alopecia característica en mujeres;  el cabello comienza a perderse de manera gradual de la zona frontal y lateral cuando comienza la menopausia. El resultado es que el inicio del cabello cada vez se encuentra más atrás.

Otro síntoma de este tipo de calvicie es la piel de la zona afectada, se vuelve más pálida y fina.

El procedimiento que se recomienda ante este tipo de caída de cabello es realizar algún tipo de tratamiento fortalecedor y en casos más extremos, recurrir al trasplante capilar.

 

A continuación os mostramos un vídeo con los diferentes niveles de alopecia en hombres y mujeres según la escala Ludwig:

 

Si quieres conocer más en profundidad los diferentes tratamientos que existen para tratar la alopecia, entre los que destacan el trasplante capilar, minoxidil o PRP (plasma rico en plaquetas) , no dudes de visitar nuestro post .

Y si quieres pedir una consulta valorativa, no tienes más que llamar al 900102274. ¡Estaremos encantados de atenderte!